martes, 2 de febrero de 2010

Crónica de un pleno anunciado



El Pleno del Ayuntamiento celebrado el pasado viernes 29 de enero fue, más que un pleno, un plenísimo. No cabía un alfiler en el Salón donde se reunen las autoridades municipales, en presencia de algunos ciudadanos y ciudadanas. A lo largo de tres horas, escuchamos daciones de datos, acuerdos y desacuerdos de los concejales y concejalas sobre las distintas mociones presentadas por los partidos y, también, conocimos los ruegos y preguntas de la ciudadanía.

Aparte de las intervenciones de un joven ecologista que, al parecer, desconocía la existencia de la concejalía de Medio Ambiente y del Foro al que asisten representantes de todos los sectores relacionados con el tema y la de otro joven estudiante de Arquitectura que nos explicó su proyecto ideal para el Getxo Antzokia, del resto se puede hacer un resumen en pocas palabras, concretamente en tres: antzokia, mascotas y banderas.

Acerca del Getxo Antzokia se pudo escuchar casi de todo. En especial, las quejas de la vecindad afectada por las obras y las críticas de algunos partidos discordantes con el proyecto, que ha sido repetidamente expuesto, publicado y retocado. Ahora resulta que lo indicado sería …hacer otro proyecto. ¿Cuál?

La representante del PP hizo una lectura enternecedora sobre las mascotas, para instarnos a apoyar una campaña contra el abandono de animales de compañía, entre los que mencionó: perros, gatos, pájaros, hurones e…iguanas (sic). Echamos de menos una campaña paralela para sensibilizar a los dueños y dueñas de algunas de esas mascotas, que tienen por costumbre dejar en las calles del pueblo el resultado de sus defecaciones (las de las mascotas, quiero decir).

En cuanto a las banderas, el PP presentó una moción de urgencia en la que dejaba claro que hay un mandato legal que exige exhibir la bandera española en este Ayuntamiento (así como en otros muchos sitios) y que, al parecer, el Sr. Alcalde, haciendo gala de su insumisión, no sólo no cumple, sino que recurre una y otra vez las sentencias, gastando el dinero público en los recursos. Lo más reseñable (y entrañable) fue la opinión del concejal de ALTERNATIBA, Sr. Basanta, que dijo, claramente, que a él no le importaban mayormente ni una ni otra bandera y, en cuanto a la insumisión atribuida al Sr. Alcalde, dijo estar muy de acuerdo con esa y con todas las insumisiones (realmente, gracias a muchas insumisiones han avanzado las sociedades a lo largo de la historia) pero lo que no le parecía bien era costear esa insumisión con dinero público.

En fin ¿alguien da más en tres horas? Ah sí!! Hubo, al menos dos concejales varones que usaron términos incluyentes (ciudadanos-ciudadanas, concejales-concejalas, etc.), ¡en nada menos que dos ocasiones! Zorionak.

Carmen Pino

2 comentarios:

Idoia LLano dijo...

Perdonad las molestias. Al cambiar las direcciones y dominios hemos y transformar los blogs hemos olvidado reconducir algunos enlaces
Ya está. De todos modos, además podéis uniros a la red social de Colaborahttp://www.colaboraenred.com y a el grupo google para manteneros informadas:http://groups.google.es/group/colaboraenred
De ColaboraBilbao en Colaboraen red

Manu Basanta dijo...

Sigo desde hace tiempo este blog, y os podría escribir haciendoos la pelota sobre la importancia de vuestra labor, pero ya sabéis de sobre lo que sois y por qué y para qué tejéis redes, no hace falta que venga aquí a bailaros el agua.
Dicho esto, humildemente sólo os escribo para pediros un signo de cercanía, una tontería. A vosotras que sabéis de sobra la importancia del lenguaje, os pido que si me nombráis en vuestro blog, lo hagáis como Manu Basanta, que lo de Sr. Basanta me ha impactado tanto que casi me caigo de la silla al leerlo. Soy el único que no trata a sus compañeras y compañeros de pleno de usted, y lo hago con toda la intencionalidad del mundo. No es falta de respeto, en esta sociedad escasea por desgracia la cercanía y la ternura, y en la política no os quiero ni contar. Pues lo dicho, en el trato cercano llamadme Manu, y y sabéis cómo contactar conmigo para lo que necesitéis, y si con Manu vuestras lectoras y lectores no saben quién soy, pues mejor Manu Basanta, que tengo bastante más de joven irreverente que de Señor. Un saludo, y nos vemos en las trincheras cualesquiera que éstas sean.