jueves, 26 de mayo de 2011

"EL CONFLICTO DE LA MUJER Y LA MADRE"

Elisabeth Badinter catedrática de filosofía de la Escuela Politécnica de París, ensayista, feminista de referencia en Francia y madre de tres hijos. En 1980 aseguraba en su libro ¿Existe el amor maternal? que el instinto maternal no existe. Treinta años y varios libros después, publica “El conflicto, la mujer y la madre”, en el que vuelve a crear polémica al afirmar que la tendencia actual sobre la maternidad es un paso atrás en la independencia de las mujeres.

En el libro, que se puso a la venta en Francia el 12 de febrero, la filósofa habla con ironía sobre los ecologistas, los psiquiatras infantiles, la Liga de la Leche, las mujeres perfectas y los militantes del desarrollo sostenible entre otros. Según nos relata forman una especie de alianza que, en nombre de “lo mejor para el niño”, han creado a la madre perfecta del siglo XXI.

Badinter protesta contra la idea única de mujer. No todas las mujeres quieren ser madres, aunque pudieran serlo y no todas las madres quieren amamantar. Aún se considera “anormal” a la mujer que pudiendo tener hijos no los quiere y se buscan explicaciones como “que ha tenido una mala infancia”.

Según la ensayista hay que liberar a las mujeres de la idea de que lo natural es tener hijos. Considera que se ha puesto al niño por delante de la mujer, cuando lo normal sería que ésta se preguntara "¿si quiere o no ser madre?, sin recibir presiones.

Cree que la tendencia actual de la madre ecológica es un freno para la mujer. Se muestra crítica con las recomendaciones de la OMS y otros expertos sobre la lactancia hasta los 6 meses y a demanda. Aunque no se opone a la lactancia, piensa que la frase “es lo mejor para tu hijo” es una forma de imposición que hace a la mujer sentirse "culpable", y no hay mejor forma de sometimiento que recurrir a la culpa.

Badinter le da un nombre “La buena madre ecológica” y la define como la que quiere dar a luz en casa, desconfia de cesáreas y epidurales, lava ella misma los pañales del bebé para proteger el planeta y le da el pecho seis meses a demanda. Es una madre que para poder realizar su importante misión sacrifica todo su tiempo a esta labor.






1 comentario:

Sonia dijo...

Evidentemente, no todo se resuelve por el hecho de ser madre. Pero tampoco se puede estigmatizar a quienes lo desean o, ya disfrutando de ese estado (y digo disfrutando, puesto que aunque hay sinsabores, también los da una vida de no madre, y muchas la disfrutan igualmente), gozan sinceramente por ejemplo con la lactancia materna. Yo he dado el pecho a mi hija hasta los 16 meses y estoy plenamente orgullosa de ello. Y tanto más por las chorradas que he tenido que escuchar de mucha gente, del pelo de "se te va a enviciar a la teta", o "se te van a quedar las tetas como a las negras de Etiopía". Y son comentarios que venían de mi familia política, tanto hombres como mujeres.

Siempre he creído que los extremos son malos. Y la manipulación más. Una mujer informada, bien informada, es una mujer capaz de decidir por sí misma. Y a partir de esa información, que decida si quiere teta, si no, si quiere ser madre, si no quiere, o lo que ella decida ser, puesto que está en su derecho.