martes, 15 de junio de 2010

Agenda de Innovación Local de EUDEL: participación ciudadana y TICs

Osane Lizarralde y Mireia Espiau

.

¿Cuáles son las ventajas de la participación ciudadana a través de las TICs y cómo se pueden maximizar? ¿Cuáles son las desventajas y como se pueden minimizar?
¿Cómo han de construirse las relaciones entre la administración y las comunidades virtuales?
Las cuestiones que esta tarde se debaten en el World Cafe dinamizado por Mireia Espiau (Eudel) y Osane Lizarralde (Universidad de Mondragón) giran en torno al uso de las tecnologías de la información y comunicación en los procesos de participación ciudadana.
Personas que trabajan para la administración (ayuntamientos, gobierno vasco, UPV,..) y otras que representan a la ciudadanía, entre las que estamos dos mujeres de Enclave, ponen en común sus ideas y experiencias en torno a aspectos de la e-Gobernanza.


Las conclusiones alcanzadas en las distintas mesas, en los tres turnos de reflexión, incluyen varios puntos de coincidencia.
El uso de las TICs como herramientas de participación ciudadana implica una mayor agilidad en el acceso a la información y en el conocimiento de las demandas de la ciudadanía. Pero su eficacia queda comprometida si no hay una escucha activa por parte de la administración. Ha de ir asociada a transparencia y a una apuesta sincera y coherente por la participación. Solo tomando en cuenta sus propuestas se podrá atraer la atención de la ciudadanía.
Las principales dificultades se centran en superar la brecha digital, que es transversal y afecta tanto al personal de la administración como a la ciudadanía, con mayor incidencia en las mujeres (brecha digital de género). En dotar a la población de espacios públicos con equipamientos, donde pueda expresarse. En superar la desconfianza a entrar en las redes sociales. En definir bien los procesos participativos y elegir la herramienta adecuada.
Todo ello supone un cambio de mentalidad, por ambas partes. Por parte de la ciudadanía, superar la cultura de la queja, pasar a la implicación y generar comunidad. Por parte de la administración, cambiar a una actitud de reconocimiento, feedback y compromiso con lo que la ciudadanía demanda y espera.
Luisa Alonso-Cires

1 comentario:

Sonia dijo...

Completamente de acuerdo con lo del cambio cultural por ambas partes. En mi experiencia profesional es algo que veo a diario: se quiere aprovechar lo que aportan las TIC, pero ¡ojo! no me toques la competencia... Introducir la administración electrónica supone dar mano de participación al ciudadano, y por tanto, ponerle en bandeja eso que tantas veces reclama (participar), y también un cambio en la forma de entender eso de "hacer administración". A ver si es verdad.